lunes, 10 de enero de 2011

Calidez humana para cuidar al ser amado

La enfermería a domicilio puede ser la solución para muchos de los problemas cotidianos como la falta de tiempo por el trabajo y los compromisos sociales, que nos alejan de nuestros seres queridos quizá en los momentos en que más necesitan ser auxiliados. Las personas mayores que por su edad se encuentran desvalidas y requieren una atención constante para mantenerlos con nosotros más tiempo o darles la comodidad que necesitan en sus últimos momentos. Lo mismo ocurre con los discapacitados que, según el tipo de problema que tengan, ya sea congénito o adquirido, requieren una atención especializada, de consideraciones físicas, técnicas y psicológicas que sólo un enfermero profesional es capaz de brindar. De igual modo, aquellas personas que sufren un accidente se les deben acompañar y darles diversos cuidados para lograr una recuperación efectiva y se encuentre pronto en el pleno uso de sus facultades. 

Pero la calidad en la atención no se basa tan solo en nuestros conocimientos, sino en brindar un servicio humano, integral, oportuno y confiable al enfermo. Nuestro personal es seleccionado por el área de recursos humanos y para cada tipo de enfermo se busca a la persona más experimentada en la dolencia. Sabemos que el adulto mayor no puede valerse por sus medios y merece tener una calidad de vida digna y confortable, y buscamos ayudarle a él y a su familia en ese camino, pues todos deben formar parte de la recuperación o la estabilidad de la salud y participar en un ambiente de confianza y serenidad. Hay un trato adecuado para cada una de las necesidades reales del adulto mayor, es por eso que manejamos esquemas de atención flexibles en horarios y disponibilidad de personal, para adaptarnos y darle los cuidados que necesita. 

Las consecuencias de una enfermedad pueden afectar emocionalmente no sólo al enfermo sino a toda la familia, pero al ver que la persona afectada enfrenta con entusiasmo y esfuerzo su enfermedad, el efecto de arrastre es incontenible y todos se sienten contagiados por la misma energía. Mantener el estado emocional firme es uno de los principales objetivos de todos nuestros cuidados, siempre con el mejor trato posible, con paciencia y entusiasmo que no dudamos en transmitir a nuestros pacientes para hacer más llevadera o superar la enfermedad que lo aqueja. 

Un especial cuidado requieren aquellas personas que padecen una enfermedad terminal y sus familiares pues saber que perderás a un familiar y no poder evitarlo de por sí es doloroso y requiere mucho tacto, delicadeza, profesionalidad y discreción. Buscamos que ganen en calidad de vida y que esa despedida sea lo menos dura posible. Por eso nuestro compromiso sobrepasa el trato meramente profesional y buscamos una conexión humana con nuestros pacientes, para atenderlo con la mayor calidad de servicio posible. 
Publicar un comentario

Buscar temas

Compárteme si te gustó

Share |